21/09/2018 NOVEDADES

Mi objetivo para 2019 es ser reconocida en...

Algunos se van, como 2018 y su mala onda. Algunos siguen, como la malaria y los malos presagios para la temporada que se avecina. Y también están las que vuelven: el comienzo de 2019 trajo el regreso de Paola Miranda. La ecuatoriana está de vuelta en la Argentina, donde se hizo famosa como vedette y cantante, después de pasar un buen tiempo en los Estados Unidos. ¿Qué la trae de vuelta? El lanzamiento de Bésame, su línea de ropa para mujeres de todo tipo y edad.
 
“Cuando cursaba la secundaria, al mismo tiempo estudiaba diseño de modas. Y a los 18 años tuve mi primera tienda. Hace cinco años venía pensando en la posibilidad de sacar una línea de lencería y de maquillaje. Y ahora me decidí. Se llama Bésame y apunta a todo tipo de mujer. A la que es más atrevida, a la romántica, a las novias y a las adolescentes. También quiero que sea para mujeres normales: mujeres que no midan 90-60-90. El cuerpo de una mujer es una obra de arte y lo que busco es resaltar esas curvas y embellecerlas”, cuenta la morena, que luce tan espectacular como cuando encabezaba las compañías de Carmen Barbieri.
 
–Un tiempo atrás te fuiste a Los Angeles. ¿Cómo te fue?
–En este momento estoy yendo entre Los Angeles y Buenos Aires. Allá estoy terminando un proyecto musical con un productor muy importante que se llama Humberto Gatica. Música, actuación y la empresa. Todo dirigido a la mujer. Me tiene muy copada también hacer tutoriales por Internet para maquillaje.
 
–Se te ve espléndida. ¿Cómo cuidás tu cuerpo?
–No soy muy exigente con mi cuerpo. Me gusta hacer ejercicio, pero en su medida justa, y lo que sí cambié fue la alimentación. La alimentación mejoró toda mi vida. Como muy sano ahora, y desde que lo decidí estoy más estilizada y saludable. Ahora como saludable. Vegetales, pescado, proteínas. Ingiero alimentos naturales. Imaginate que si soy la imagen de mi línea de lencería tengo que verme bien. 
 
–¿Sos tan famosa en los Estados Unidos como en la Argentina?
–No soy tan conocida. Acá me están empezando a reconocer. Hice una participación en una película. Viví en Miami y en Nueva York, pero Los Angeles es otro mercado. Los argentinos me conocen, y los estadounidenses de a poco empiezan a saber quién soy. No soy una figura, pero dentro de poco lo seré y me estoy preparando para eso.
 
–Tu vida privada siempre fue algo enigmática. ¿Estás en pareja?
–Soy muy cuidadosa de mi intimidad. Estoy en un momento muy lindo de mi vida. No puedo decir que estoy sola, porque sola no estoy. Sólo puedo decir que estoy muy bien, me siento contenta y completa realizando mis proyectos, realizando las metas que me había propuesto, y emocionalmente me siento contenida. Sin poner título, sí puedo decir que estoy feliz.
 
–¿Para quién diseñás tus prendas?
–A veces nos levantamos y nos sentimos las reinas del mundo, y salimos a la calle como leonas a conquistarlo. Y nos vestimos acorde con ese sentimiento. Nuestra línea de ropa apunta a esas mujeres, y también a la que siente que el romanticismo invade su corazón, a la que quiere ponerse algo un poco más atrevido para iniciar un juego muy sensual con una persona, a la que quiere estar cómoda en su casa. Hay para todos los gustos. Y también para las teenagers que se están iniciando a la vida adulta y están descubriendo un mundo nuevo. Besame soy yo. Hay veces que me levanto y me siento la más diosa, y otras que estoy mucho más tranquila. Soy una mujer a la que le pasa lo mismo que a cualquiera.
 
–Siempre fuiste de ir al frente, y hoy es el tiempo de la liberación femenina. ¿Cómo ves todo esto?
–No me he privado de nada ni me he puesto limitaciones. Cuando quiero algo voy por ello. No me importan las distancias, si me tengo que mudar o lo que sea. No me importa nada. En el amor o en la profesión. Hago lo que tengo que hacer para conseguir mis objetivos. Nada me llegó fácil, por eso valoro cada paso que di. En Argentina trabajé con las mejores figuras. Hace poco trabajé con André Rieu, tengo el honor de ser su traductora cuando viene a Buenos Aires. Tengo cosas que me quedan por cumplir. Me gustaría dedicarle más tiempo al amor y a la familia porque últimamente vivo en un avión. Mi objetivo para 2019 es ser reconocida en Hollywood. Y quiero que mis negocios sean reconocidos internacionalmente. La línea de lencería se venderá a través de una plataforma digital y se podrá comprar en todo el mundo. 
 
–¿Por qué estabas un poco “borrada”, por decirlo de alguna manera?
–Me faltaba tiempo, y dedicarme de lleno a mi faceta de empresaria me hizo salir un poco del foco mediático. Hay Paola Miranda para rato. Vengo con muchísimas novedades. Hasta que Dios me dé vida siempre traeré conmigo cosas nuevas. 

Comunicate vía Facebook   Comunicate vía WhatsApp